¿Qué problemas podemos encontrar en la vesícula?
La vesícula es un órgano de tamaño pequeño y con forma de pera, que se encuentra situado justo debajo del hígado. La principal función de la vesícula es almacenar la bilis, un líquido de color amarillento o verdoso, que es producido por el hígado.
La bilis, compuesta por sales biliares, electrolitos, colesterol, pigmentos biliares, etc; es utilizada por el organismo para que las vitaminas y las grasas puedan ser absorbidas más fácilmente por el organismo.
La vesícula funciona de la siguiente forma: en el momento en que la comida llega hasta el intestino delgado, se produce la contracción de la vesícula y la apertura del llamado “esfínter de Oddi”, que permite a la bilis desplazarse a través de él desde la vesícula hasta el intestino delgado, donde se mezcla con los alimentos y realiza su función digestiva. Sin embargo, pueden tener lugar algunos problemas en la vesícula, los cuales vamos a comentar a continuación:
Colelitiasis: piedras en la vesícula o cálculos biliares
Éste es uno de los problemas de la vesícula que se dan más comúnmente. Se trata de la formación de unas pequeñas piedras en la vesícula, procedentes de una acumulación anormal de colesterol o bilirrubina. Esta concentración puede causar la inflamación de la vesícula, la obstrucción de los conductos de salida o de los conductos biliares, pudiendo llegar incluso a romper las paredes de la misma.
Colecistitis o inflamación por infección
Se trata de una inflamación de la pared de la vesícula biliar y posterior infección de la misma, debido a una obstrucción causada por los cálculos biliares en el conducto cístico (un conducto que, junto con el conducto hepático común forma el conducto colédoco, por donde discurre la bilis).
La obstrucción que provocan los cálculos biliares hace que los jugos de la vesícula queden retenidos en el interior de ésta y provoquen una irritación en sus paredes. Esta irritación provoca un dolor muy fuerte y repentino al paciente. La irritación provoca también inflamación de las paredes de la vesícula y un crecimiento de las bacterias.
Coledocolitiasis: obstrucción de la vía biliar
Al igual que la colecistitis, se produce por una obstrucción que causan los cálculos biliares, pero esta vez en el conducto colédoco, que es por donde se desplaza la bilis desde la vesícula para llegar al intestino delgado. Este conducto es la vía biliar principal.
Pólipos en la vesícula
Un pólipo es una elevación de la mucosa de la vesícula biliar. Algunos de los pólipos se pueden formar debido a la acumulación de colesterol en las paredes de la vesícula biliar. Normalmente, los especialistas recomiendan extirpar la vesícula cuando los pólipos son de un tamaño mayor a un centímetro, pues tienen una mayor probabilidad de ser cáncer.
Síntomas de los problemas de la vesícula
Dependiendo del problema que se produzca en la vesícula, podremos encontrarnos con unos síntomas u otros, aunque en algunos casos los síntomas no varían de un problema a otro.
Síntomas de la colelitiasis: piedras en la vesícula o cálculos biliares
Hay que destacar que la colelitiasis o cálculos biliares no siempre presentan síntomas en el paciente. En ocasiones, los médicos la descubren durante el transcurso de otras pruebas, como radiografías, ecografías, etc. Alrededor de un 20% de los pacientes que tienen colelitiasis no presentan síntomas.
En otros casos, algunos de los síntomas que puede producir este problema de la vesícula, podemos encontrar:
Disepsia biliar: intolerancia a comidas grasas, causando éstas flatulencias, náuseas y vómitos.
Dolor en la parte superior derecha del abdomen: se produce cuando uno de los cálculos de la vesícula bloquea uno de los conductos biliares. Este dolor suele producirse tras ingerir comidas copiosas o con muchas grasas. Se trata de un dolor cólico, que aumenta y disminuye su intensidad.
Ictericia (cambio de color de la piel y los ojos a un color amarillento): este síntoma no se presenta muy a menudo.
Fiebre y escalofríos.
Síntomas de la colecistitis o inflamación de la vesícula por infección
Algunos de los síntomas son similares a los de la colelitiasis, aunque no todos son los mismos.
Dolor en la parte superior derecha del abdomen: se mantiene constante, al contrario que el dolor de los cálculos biliares, que aumenta y disminuye su intensidad.
Náuseas y vómitos.
Fiebre: en las primeras horas se produce la fiebre, que suele ir bajando poco a poco cuando el paciente ingiere medicamentos antitérmicos . Al tratarse de una infección de la vesícula, este síntoma es bastante frecuente.
¿Qué síntomas presentan los problemas de vesícula?
Síntomas de la coledocolitiasis: obstrucción de la vía biliar
Los síntomas principales de la presencia de cálculos biliares en el conducto colédoco (que, como ya hemos mencionado, es por donde se desplaza la bilis desde la vesícula para llegar al intestino delgado) son:
Dolor abdominal en el abdomen superior que puede desplazarse hacia el hombro derecho.
Vómitos, náuseas e indigestión.
Fiebre y escalofríos.
Ictericia (color amarillento de piel y ojos).
Al igual que la colelitiasis, puede ser asintomática, provocando solamente una alteración en la analítica.
Pólipos en la vesícula
Normalmente, los pólipos en la vesícula no producen síntomas al paciente. Los pacientes que presentar pólipos generalmente presentan también cálculos biliares, por lo que es difícil distinguir, en el caso de que el paciente presente dolor, de dónde procede éste.
Como podemos ver, todos los problemas de la vesícula que hemos comentado, presentan más o menos síntomas similares o iguales en algunos casos, por lo que el tratamiento también será el mismo para todos ellos.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

PAQUETE DE DIABETES NEOVITA

PAQUETE PARA HIPERTENSIÓN